Cómo conseguir colores y tonos armoniosos en cuadros decorativos

Cómo conseguir colores y tonos armoniosos en cuadros decorativos

Cuadros con armonía de colores

En la mayoría de las pinturas preferimos emplear colores que combinen bien, pero cómo combinar colores y tonos armoniosos en cuadros decorativos de una manera que podamos crear una relación como las notas de un acorde musical.

No es necesario recurrir al método de ensayo y error para escoger colores que armonicen a la hora de pintar un lienzo. Se puede utilizar la rueda de colores para seleccionar tonos que combinen; el rectángulo de valores de los colores facilita la selección de tonos que también armonizan en lo que se refiere a su luminosidad y saturación.

Utilizar rueda de colores en cuadros decorativos
Cada uno de los 12 tonos de la rueda de colores aparece en la hilera central. En las tres hileras superiores, los tonos puros se tiñeron con porcentajes crecientes de blanco para aumentar su luminosidad (valor). En las hileras inferiores se agregaron porcentajes crecientes de negro (grises) para disminuir su luminosidad. Todos los colores de la misma hilera tienen la misma luminosidad (valor).

La rueda de colores tiene 12 tonos. Los tres primarios (rojo, amarillo y azul) constituyen la base de la rueda. La rueda contiene también los tres tonos derivados de los colores primarios: violeta (partes iguales de rojo y azul), naranja (partes iguales de rojo y amarillo) y verde (partes iguales de azul y amarillo).

El violeta, el naranja y el verde son los llamados tonos secundarios. Los seis tonos restantes de esta rueda son los terciarios, que se obtienen mezclando cada tono primario con cada uno de los tonos secundarios que se derivan de él.

Se puede hacer una rueda con más de 12 tonos recombinando los tonos primarios, secundarios y terciarios.

Utilizar tonos complementarios en el diseño de cuadros decorativos

Se pueden emplear varios métodos para identificar sobre la rueda de colores tonos armoniosos en cuadros y obtener mejores combinaciones a la hora de pintarlos. El método más simple consiste en escoger los tonos que son vecinos inmediatos, como el violeta, el rojo-violeta y el azul-violeta.

Otro método simple es la selección de tonos complementarios, que son aquellos que ocupan una posición opuesta en la rueda de colores. Se pueden identificar colocando un lápiz sobre la rueda de modo que pase por el centro y haciéndolo girar.

En el caso del rojo y el verde son complementarios, lo mismo que el naranja y el azul. Cuando se mezclan los tonos complementarios, se obtiene un gris neutro.

La suma de rojo y verde da gris, y como el verde se obtiene mezclando amarillo y azul, cuando se mezcla rojo con amarillo y azul también se obtiene un gris.

En un cuadro decorativo pueden lograrse armonía y contraste con un mismo tono, como  se muestra en las dos ilustraciones, en la de arriba, las pequeñas variaciones del valor de un tono azul puro crean una armonía; en la de abajo, las variaciones de valor son mucho mayores y crean contraste, aunque subsiste la armonía. En la tercera ilustración (arriba) se produce otro tipo de armonía utilizando tonos contiguos de la rueda de colores.
En un cuadro decorativo pueden lograrse armonía y contraste con un mismo tono, como se muestra en las dos ilustraciones, en la de arriba, las pequeñas variaciones del valor de un tono azul puro crean una armonía; en la de abajo, las variaciones de valor son mucho mayores y crean contraste, aunque subsiste la armonía. En la tercera ilustración (arriba) se produce otro tipo de armonía utilizando tonos contiguos de la rueda de colores.

Otro método más complicado para la identificación de tonos armoniosos en la rueda consiste en hacer rotar en ella triángulos y rectángulos. Este procedimiento produce armonías llamadas tríadas y tétradas, como se explica en las imágenes.

También existe armonía entre las variantes de un solo color que difieren en valor (luminosidad) o en saturación (intensidad).

El contraste al pintar cuadros decorativos se refiere al efecto que hace resaltar independientemente dos colores cuando se observan simultáneamente. Los contrastes más fuertes ocurren entre colores primarios y en cuanto a luminosidad, entre el negro y el blanco.

Deja un comentario

Síguenos en:
1
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by